weltfremdheit

Me dice „mi“ diccionario, ese al que hago las consultas rápidas sin entrar en sutilezas lingüísticas, que la traducción al castellano es: ingenuidad. Bien, si hago la consulta al revés, partiendo del castellano, me salen cuatro acepciones en alemán, cada una con una connotación diferente en un abanico de lo despectivo hasta lo utópico naíf.

Así que me quedo con la ingenuidad, de la que peco cada vez que salgo a la calle. Tengo una amiga que ha decidido llevar un diario en el que comparte en las redes sociales sus experiencias vitales tras cambiar su residencia de la urbe a lo rural. Cuenta sus descubrimientos, los grandes y pequeñas, los anecdóticos y los transcendentales…..

A veces pienso hacer algo parecido, compartir lo que veo y siento cuando abandono mi balsa y hago incursiones en esa vida que corre por la calle, y de la que me siento cada vez más distante. De ahí venía la „Weltfremdheit“, esa „extrañeza que te produce el mundo“,  o la tú generas en él.

Ejemplo de hoy:

  • Salgo, hace bueno y me concilio con el sol al sentir su calor otoñal como bálsamo en la cara. Voy a correo para mandar un pequeño paquete a los chicos en Alemania. Me hace gracia el chico de correos, muy majo él, insistiéndome cuatro veces si lo quiero mandar „ordinario“ o no, como si él mismo dudara de la seriedad del servicio de la empresa que representa. Me recuerda a aquél día en el que pregunté a un vendedor en el mercado semanal a qué sabían los tomates normales (ordinarios) si él recomendaba a sus clientes comprar las de no recuerdo qué variedad por su sabor auténtico a tomate. Total, ya de por sí no siendo barato el envío, le pregunto qué me está cobrando si parece que el precio no incluye un compromiso de cumplimiento por parte del prestador de servicio. Una sonrisa, no sé si de asombro. Al entregarme el ticket de caja me dice si ese paquete lo mandaría de Alemania pa’ca me costaría una tercera parte de lo que me acaba de cobrar.
  • Hago cola en la tienda de telefonía móvil. Estoy sin móvil desde hace tres días. No que le eche en falta. En realidad es la función de despertador la que más utilizo. Pero bueno, ya que pago el contrato, a ver qué es. Delante de mí dos matrimonios mayores, no sé, poned en edad de jubilación. Escucho a la vendedora y me voy preparando para cuando me toque a mí: tónica general: pues eso es así, sí, sí, que según que modelo os vais a quedar sin whatsapp porque unos no pagaron a otros, sí, sí, que la batería da cada vez menos autonomía, eso es así…. En fin, sin mucha resistencia salen las cuatro personas convencidas de que la única solución a su problema es la adquisición de un nuevo smartphone de última generación para no quedarse sin el whatsapp. Y me hace gracia ver que la voz la llevaron en ambas ocasiones las mujeres. Me toca. Cuento el problema y antes de empezar ya sé lo que me va a decir y no me defrauda. Salgo de la tienda con la firme decisión de renunciar al móvil y comprarme un despertador de cuerda.
  • Entro en la ferretería. Le cuento al señor que me atiende lo que busco y nada mas cerrar la boca me doy cuenta que lo que va a venir a continuación es la táctica de cómo deshacerse de un cliente no rentable en pocos segundos. Debe haber valorado mi rentabilidad tan baja que ni siquiera me contestó a  mi „adiós“ al salir.
  • La mujer que tengo delante en la caja del supermercado abre su cartera con un cúmulo impresionante de tarjetas de plástico multicolores buscando desesperadamente la que le toca enseñar. Es la cajera la que la ayuda a encontrarla y con el intercambio de una sonrisa cómplice le entrega 15 papeles, contados,  de los cuales alguno será el resguardo de la compra, supongo. Cuando me toca me dice la cajera que la próxima vez, por favor, que coja una bolsa de plástico para meter el aguacate.

Weltfremdheit. Ahí esta esta extrañeza que me produce el mundo. Para no hablar de temas más transcendentales.

Voy a hacerme un té de „Naranja española“ que he traído de Alemania en el último viaje y subirme a mi pequeña balsa. Y por cierto, sigo estando sin móvil, así que si alguien me quiere localizar, tendrá que ser a través del correo electrónico, Fb, comentario en algunos de los blogs, visita………..

 

Dieser Beitrag wurde unter alltag, idioma, meinung, opinión, palabras, sprache, vida cotidiana, wörter veröffentlicht. Setze ein Lesezeichen auf den Permalink.

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden / Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden / Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden / Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden / Ändern )

Verbinde mit %s