efecto Penelope

001

Desde hace unos días me encuentro bajo el EFECTO PENELOPE, no sé si lo sufro o si lo disfruto….. tejiendo muslo de mujer puede tener su aquél. Ya tendría cuatro patas si fuera por lo que de hecho y deshecho.

También puede ser, considerando lo intenso que se está presentando el diálogo con esta pieza, que la llegada al ecuador, en el que se sitúan la cadera y el ombligo de la figura humana, me confronta con una reflexión sobre mi fidelidad respecto de mi propio boceto:
Desde que estoy construyendo la persona, crece el impulso de romper la armonía sobre la que se apoya esta pieza, a pesar de o justamente a causa de la ambigüedad que transmite.

Cuestionar una decisión, soltar un „hilo narrador“, sustituir una lectura por otra o simplemente cambiar la prioridad de los mensajes……

002

Agradezco que me esperan unos días alejados del telar para poder pensarlo con tranquilidad.

Dieser Beitrag wurde unter arte veröffentlicht. Setze ein Lesezeichen auf den Permalink.

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden / Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden / Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden / Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden / Ändern )

Verbinde mit %s