25 M

GENTE, sé que cada uno de vosotros a estas alturas de la vida y del mes tenéis más o menos claro lo que vais a hacer el domingo que viene. Sé que muchos estáis cansados de la política, agotados, incluso de imaginar, pensar y realizar otras formas para recuperarla en beneficio del ciudadano. Muchos pensáis que cuanto antes llegamos a las cenizas para volver a levantarnos, mejor. Algunos pensáis que EUROPA queda muy lejos. Muchos estáis desencantados o desilusionados porque parece que lo que podía haber sido una opción de cambio se ha ido esfumando como muchos otros sueños que hemos soñado….. A mí también me pasa todo esto a ratos por la cabeza y por el corazón, a ratos, porque en el fondo estoy convencida de que no es así.

Llevo 25 años viviendo en un país en el que no puedo votar en la elecciones generales porque no tengo la nacionalidad española. Quizá desde esta impotencia que siento cuando veo como se hacen leyes en el ámbito de la sanidad, de los derechos del ciudadano, de educación, de cultura, de economía, de trabajo que me van a afectar, a mí, a mis hijos, sin que se me permite poder participar en las decisiones, y sólo me queda «sufrir» las consecuencias…. quizá desde esta impotencia y ausencia de un derecho básico nace mi más profunda convicción de que nunca jamás se debe renunciar a un derecho adquirido a golpe de sacrificios, luchas y compromisos vitales en otros momentos de la historia, ni siquiera como herramienta de protesta.

Quizá hay que vivir el «no poder hacerlo» para entender que no es una solución y no es una dinámica beneficiosa para un instrumento que en su esencia es bueno y es válido, aunque en su forma y formato se ha ido desvirtuando y «necesita mejora»

Desde mi opinión estamos en un momento en el que tenemos que darnos cuenta, o nos estamos dando cuenta, que hemos entregado demasiadas cosas ya, unas por descuido o porque las dabamos por «sobreentendidas», otras por ignorancia, y las terceras por no querer pelear por ellas o reivindicarlas. El sentido patrio, por ejemplo, para mi es una de estas cosas. Yo no he nacido en España, pero mientras yo vivo aquí, como cuando vivo en cualquier otro lugar, me preocupa como van las cosas y quiero que vayan bien, para mí, para mi familia, para mis amigos y vecinos. Por ello me implico, por ello me comprometo, y creo que no tiene nada de malo. Podemos llamarlo también sentido cívico si no queremos vincularlo a un territorio concreto, pero el hecho es que donde vivimos, es en un territorio concreto. O lo podemos llamar «Zivilcourage» o «Bürgermut», es decir coraje civil. Me da igual, porque tanto una cosa como la otra hay que rescatarla del olvido. Tanto una cosa como la otra parece que nos hemos dejado arrebatar en las ultimas décadas. «Nos hemos dejado», porque en eso de los derechos y obligaciones siempre hay quien quiere y quien se deja, quien intenta y quien opone resistencia…..

Desde mi punto de vista, los que hemos estado en los últimos años intentando crear otros espacios de implicación cívica, a estas alturas no debemos optar por la abstención, sobre todo porque en los últimos meses han surgido y se han afianzado opciones que pueden convencer más o menos, pero que pueden servir para empezar a meter cuña en este sistema bipartidista y crear otras dinámicas.

Puede que estas opciones nos convencen más o menos, pero desde mi punto de vista debemos apoyar este esfuerzo colectivo de ofrecer esta «otra opción» para empezar a cambiar un sistema que, me repito, en su esencia me parece válido y necesario, por muchas mejoras que precise para llegar a ser óptimo, igualitario y realmente justo y democrático.

Lo dicho: Sé que cada uno de vosotros a estas alturas de la vida y del mes tenéis más o menos claro lo que vais a hacer el domingo que viene. YO VOTARÉ, y es más, en donde me toca y pueda revisar, estaré muy atenta a la presencia de papeletas de todas estas formaciones que ofrecen «otra opción», muchas de ellas no cuentan con los apoderados suficientes como para garantizar su representatividad en todas las mesas electorales. Muchos han estado en los últimos días buscando apoyo, apoderados, personas que se comprometen a hacer esta labor de revisión como garantes de un sistema basado en la igualdad de posibilidades.

Os quiero animar a que no sólo votéis, sino que «a la que vais» hagáis también esta labor de control ciudadano, forma parte de la ZIVILcourage».

Dieser Beitrag wurde unter alltag veröffentlicht. Setze ein Lesezeichen auf den Permalink.

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden / Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden / Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden / Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden / Ändern )

Verbinde mit %s