12 meses

Contando con el breve pero intenso arranque, aún en el KUKU, en abril de 2015, llevo prácticamente 12 meses inmersa en este mundo particular de miles de hilos formando una única imagen.

Y se me ha hecho un callo en el dedo corazón, ahí donde suelo apoyar la canilla con la que aprieto el tejido para garantizar que mantenga la misma densidad.

mujerzweiheit-01-pagina003-lightzweiheit-01-pagina002-lightzweiheit-01-pagina001-light

Publicado en arte, bildwirkereien, kunst, tapices, tapiz, tapiz narrativo | Deja un comentario

la recta final

recta-final-pagina001

Hoy sí, hoy he dado la vuelta que ha hecho que en el campo de visión se asome la linea que en el boceto indica el final del tapiz.

Cierto, es una recta final cuyo alcance implica aún unas cuantas semanas de trabajo, pero a la vista está.

Y también está esta rara mezcla de sensaciones: un efímero bajón de energía provocado por el alivio de tenerla al alcance de la vista, de saber que ya no podré perderme en el camino, que  llegaré hasta el final, sea como sea. Esta vista que hace viajar a la mente mucho más rápida que las manos permiten; alegría y satisfacción, también un poco de cansancio y ya algo de nostalgia.

Es un curioso movimiento paulatino en la balanza de las emociones. Parecido a lo que recuerdo de los embarazos, de cuando la naturaleza cambia poco a poco la palanca de la placentera alegría de sentir como crece algo dentro de tí, de la energía y fuerza que esta sensación produce, a un estado de creciente incomodidad física y de impaciencia, hasta el punto que deseas que llegue ese momento que no deja de asustarte un poco, pero que por el otro lado es lo que más esperas para poder comenzar un nuevo capítulo, y también para poder recuperar la autonomía.

Sabia naturaleza, que mueve esta balanza, nos ayuda a alcanzar nuestras metas, a ganar distancia para poder coger aire y hacer hueco para lo que el futuro pueda traer.

arco-iris

De momento, compraré una botella de cava. Son los pequeños logros los que hay que celebrar con especial cariño.

Publicado en arte, bildwirkereien, kunst, tapices, tapiz, tapiz narrativo | 1 Comentario

miradas

001

Todos lo hacemos, en los museos, en las galerías, en las tiendas, en la calle. Miramos, primero de lejos. Luego, si salta la chispa de la atracción nos acercamos y, de manera consciente o inconsciente, nos damos cuenta como cambia el aspecto del objeto que se ha convertido en el foco de nuestra atenta mirada.

En la esfera del tapiz, alternar la mirada distante con la cercana es un juego muy rico en impresiones. No solo porque entendemos mejor algunas cuestiones puramente técnicas, de cómo conseguir sombras, profundidad, tridimensionalidad, cambio cromático, etc., sino también de cómo funciona nuestro ojo, cuales son las distancias a partir de las cuales el ojo, y el cerebro, nos hacen ver de manera determinada, por ejemplo al mezclar colores o al fusionar el pixelado típico, o  al ver una linea curva donde en realidad hay escalones.

Por ello subo hoy una serie de detalles. Ya sé, no es lo mismo, porque no deja de ser un salto de lo lejano a lo cercano y no permite hacer este juego de aproximación progresiva. Pero quizá podéis imaginároslo y así, cuando el tapiz esté terminado y cuelgue en algún lugar, lo disfrutareis por partida doble.

Creo que aunque la calidad de las fotos no es la mejor, se aprecia bastante bien como cada técnica empleada produce un efecto distinto.

Y el conjunto sigue creciendo adecuadamente.

002

Publicado en arte, biografía, kunst, tapices, tapiz, tapiz narrativo | Deja un comentario

sujeto_3

005

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

sujeto_2

002

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

sujeto_1

001006

Publicado en arte | Deja un comentario

(dos de tres) más uno

No siempre surge, evidente y afortunadamente. Y no siempre se siente, aunque pueda estar ahí. Pero a veces se presenta con tal poderío, que ni el tejedor se da cuenta de ello y queda atrapado dentro de un capullo hecho de hilos de una perturbadora mezcla de fuerza y sutileza. Todo lo que hay fuera pierde importancia en la medida en la que este capullo se hace más y más opaco. Ni calor inapropiado para la temporada del año, ni las primeras nieves, ni las sacudidas sociopolíticas ni las incertidumbres personales consiguen perturbar la quietud en la que se desarrolla el diálogo íntimo entre urdimbre, trama, manos y alma.

No siempre surge, pero cada vez que me pasa me sacude profundamente. He tejido tapices de los cuales me siento profundamente satisfecha y que considero importantes en mi recorrido profesional, sin que me haya ocurrido; tapices que me siguen convenciendo, pero que no se han enlazado con estas otras hebras que todos llevamos dentro.

Cosa natural en la trayectoria de un artista, supongo. No podemos producir constantemente obras “top”, a veces no acompaña el entorno  o el momento, o no conseguimos reunir la fuerza suficiente para profundizar o sincerarnos ni con nosotros mismos, o simplemente necesitamos materializar una meta intermedia para poder seguir explorando.

.

Esta vez, quizá porque no tengo que preocuparme por el hecho de poder entrar y salir de este “capullo mágico” cuando la rutina ajena lo exige y puedo permitirme el lujo de dejarme atrapar por los hilos y entregarme a la quietud, quizá porque me siento cómoda con la parte que de lectura biográfica puede desprenderse de la pieza, y ciertamente porque me convencen la composición, las técnicas elegidas y la gama de colores……; esta vez y según avanzo en mayor medida, me gusta lo que crece entre los hilos de la urdimbre.

008

Haber terminado la mujer, una de las tres protagonistas de esta pieza, (bueno falta un poco de pelo y los cuatro dedos de la mano) es como alcanzar el punto de inflexión en la dinámica de trabajo y la gestión de la energía creativa. Disminuye la tensión expectante  en la misma medida en la que crece el tapiz; merman las incertidumbres sobre aciertos o desaciertos artesanales y artísticos, técnicos y conceptuales en la misma medida en la que aumenta la seguridad de poder vivir con los pequeños errores y las imperfecciones.

Y queda por delante un tramo de agua y aire, de nubes y olas, de azules y verdes, turquesas y grises y la alimaña que les da cuerpo a estas fuerzas elementales, en el que pienso disfrutar de cada detalle con el sosiego que da la sensación de haber superado el examen autocrítico con el que cada artista observa la génesis de su trabajo.

Publicado en arte, bildwirkereien, kunst, tapiz, tapiz narrativo, teppiche | Deja un comentario